Cómo pagar menos impuestos

Tu trabajo es lograr que la empresa tenga suficiente dinero para sobrevivir y prosperar. Una de las formas de conseguirlo es reduciendo la carga impositiva.

Tu trabajo es lograr que la empresa tenga suficiente dinero para sobrevivir y prosperar. Una de las formas de conseguirlo es reduciendo la carga impositiva. Solo necesitarás un poco de preparación, una buena disciplina y los consejos de un especialista en fiscalidad.

Sigue estas recomendaciones para contribuir al buen desempeño de tu negocio al hacer que conserve un mayor porcentaje de sus ingresos.

Reducir los impuestos que tu empresa debe pagar

Algo que seguro no te agradará mucho de tu vida de empresario son los impuestos que tu empresa deberá pagar. Por lo tanto, procura sacar provecho de todas las ventajas legales posibles para minimizar la carga impositiva.

A continuación te explicamos cómo irte preparando durante todo el año para la presentación de las declaraciones de impuestos.

1. Guarda todos los recibos

No te corresponde a ti decidir qué gastos puedes desgravar. Conserva las facturas y haz que un experto revise todo a fines de año cuando prepares tu declaración de impuestos.

Tu contador será capaz de decidir si el costo de un viaje, la comida con un cliente, la compra de ropa o la suscripción a una revista califica como gasto de negocios deducible. Ahora bien, no podrá ayudarte si no tienes los documentos en tu poder. Guarda todo y deja que los especialistas estudien el caso y decidan.

2. Anota a qué corresponde el recibo

Acostúmbrate a hacer anotaciones en tus recibos y facturas en cuanto los recibas. Esto facilitará el proceso de contabilidad porque tendrás un registro.

3. Usa un archivador

Esos famosos papelitos terminan en cualquier parte: billeteras, carteras, maletines, cajas de zapatos...

Diseña un sistema sencillo de archivo de documentos que te resulte conveniente y úsalo sistemáticamente. Cuando llegue el momento de preparar las declaraciones, esto te ahorrará mucho tiempo y dolores de cabeza.

4. Separa las finanzas de tu empresa de tus finanzas personales

Si apenas estás empezando o trabajas desde casa, te parecerá cómodo y lógico pagar los gastos diarios de tu negocio con tu tarjeta de crédito personal. Sin embargo, esto complicará luego el cálculo de las posibles deducciones fiscales.

Procura separar los gastos de la empresa de tus gastos personales. Solicita una tarjeta de crédito empresarial con el nombre de tu empresa y abre una cuenta bancaria diferente.

5. Paga los impuestos y cuotas a tiempo

Es importante que siempre hagas bien tus deberes a fin de pagar menos en impuestos y obligaciones fiscales y tener luego más dinero para tu empresa.

Por lo tanto, si debes pagar los impuestos en cuotas cada cierto tiempo, págalos a tiempo para evitar sanciones y la acumulación de intereses sobre montos en mora.

6. Contrata los servicios de un contador

Si quieres aprovechar todas las ventajas fiscales, lo mejor es contratar los servicios de un contador.

Otros dueños de empresas podrían recomendarte a alguien, pero asegúrate siempre de pedir referencias y revisar las competencias y áreas de especialidad de la persona. ¿Tiene experiencia con pequeñas empresas? ¿Te sientes cómodo trabajando con ella? ¿Parece comprender bien los retos y oportunidades de tu empresa y su sector de actividad?

7. Aprovecha las deducciones

¿Estás aprovechando realmente todas las deducciones fiscales para pequeñas empresas? Cuando prepares tu declaración, piensa en las siguientes deducciones importantes y regístralas de una vez a fin de irte preparando para el año siguiente.

  • Inscripción en asociaciones profesionales
  • Suscripción a revistas o publicaciones periódicas relacionadas con tu negocio
  • Intereses sobre préstamos comerciales
  • Seguros de tu empresa (contenido, maquinaria y equipos)
  • Artículos de oficina utilizados para ofrecer tus bienes o servicios
  • Gastos por uso de vehículo (si lo usas para tu negocio), como gasolina, seguro y mantenimiento
  • Gastos de viajes realizados para obtener un ingreso
  • Gastos en materia legal y contable

Estos son algunos de los gastos que tu empresa podría tener derecho a deducir de sus ingresos. Si trabajas en casa, puedes también deducir parte de los gastos de operación, como el costo de los servicios públicos, el mantenimiento y el seguro.

Con la ayuda de tu contador, podrás asegurarte de aprovechar todas las deducciones disponibles para pequeñas empresas.

(Descargo de responsabilidad: este artículo solo tiene fines informativos; consulta siempre con un especialista fiscal calificado sobre tu situación particular.)