Cómo proteger tu idea de negocio

Una empresa empieza a partir de una buena idea. Por lo tanto, es normal que temas que alguien pueda copiar tu idea. Entonces, ¿se puede proteger una idea?

Una empresa empieza a partir de una buena idea. Por lo tanto, es normal que temas que alguien pueda copiar tu idea. Entonces, ¿se puede proteger una idea? No totalmente. Sin embargo, puedes tomar medidas para limitar los riesgos y así poder dormir más tranquilo.

Pon tu idea en acción

Probablemente la mejor forma de proteger tu idea sea poniéndola en práctica. Ser el primero en el mercado dará a tu empresa una clara ventaja competitiva con respecto a los imitadores dado que:

  • Establecerás una clientela
  • Generarás ingresos
  • Abrirás camino a tu marca

Hay millones de personas en el mundo que están generando buenas ideas. Los que tendrán éxito son los que dan el paso para hacer realidad sus ideas. Entonces, pon tu idea en acción.

Las personas saben que una idea no es garantía de éxito por sí sola, sino que además deben:

  • Elaborar un plan
  • Asegurar los fondos necesarios
  • Desarrollar el producto
  • Venderlo
  • Entregarlo

Potenciales plagiadores

En algún momento, tendrás que decirle tu idea a alguien. La tendrás que compartir con los inversionistas, los que te proveerán financiamiento, tu asesor de negocios de Scotiabank , tus posibles empleados, los propietarios del local que alquilas, los vendedores u otras personas. Lógicamente, te puede preocupar que alguien copie tu idea.

Prepara un acuerdo de confidencialidad

Si te preocupa el hecho de compartir tu idea con personas que no conoces, puedes pedirles que firmen un Acuerdo de Confidencialidad. Este es un instrumento muy utilizado que básicamente te otorga un recurso jurídico con respecto a alguna persona o empresa que comparte, sin tu autorización, la información confidencial que le has proporcionado.

Busca en Internet algunos modelos de acuerdos de confidencialidad o pídele a tu abogado que lo prepare.

Ten en mente que la posibilidad de que alguien plagie tu idea es reducida. Los profesionales, como los abogados, bancarios o contadores, tratan con empresarios en sus actividades cotidianas y, como profesionales, deben respetar un código de ética.

Los empresarios que se muestren interesados en tu idea, probablemente estén muy concentrados en sus propias ideas como para copiar la tuya.

Marca registrada

Puedes proteger la identidad de tu nueva empresa registrando tu marca. Una marca registrada puede ser:

  • Una palabra
  • Una frase
  • Una imagen
  • Una combinación de estos elementos utilizados para identificar y distinguir tus productos o servicios en el mercado.

La marca registrada puede incluir el nombre de la empresa, el logotipo o la marca de identificación de un producto o servicio específico.

Utilizar una marca registrada puede ayudar a aumentar el valor de tu empresa o marca, trátese de una granja, una firma de abogados u otro servicio.

Uso de patentes

Si has inventado un producto o proceso que es realmente único (y puedes probarlo), puedes considerar patentarlo.

Una patente básicamente registra tu producto o proceso ante las entidades gubernamentales. Dicho registro puede ayudarte a proteger tu patente en caso de que alguien intente copiar tu producto o proceso. Consulta con un abogado o un agente de patentes para que te informen sobre las ventajas y desventajas de esta opción.

Una patente puede evitar la competencia por un tiempo. Sin embargo, el registro puede ser un proceso largo y costoso que termine dándole a tu invento muy poca protección en el mercado. Por ejemplo, si una empresa que opera en otro país incurre en infracción de patentes, emprender una acción legal puede resultar difícil y costoso.